Cómo ser un vendedor profesional 

¿Qué es ser un vendedor profesional?

Mucha gente cree que ser vendedor es una profesión sencilla, que cualquiera podría serlo. Sin embargo, podríamos decir que toda esa gente está equivocada.

No cualquiera puede ser vendedor y mucho menos, ser un buen vendedor: un vendedor profesional. 

Podría decirse que un vendedor profesional es aquel que asegura seguridad a los clientes. Un vendedor profesional cuenta con una política de devolución de calidad, servicios posventa, opiniones positivas de otros clientes anteriores, etcétera. 

¿Cómo puedo convertirme en un vendedor profesional?

En primer lugar, debes establecer una serie de políticas. Como comentábamos anteriormente, debes contar con una política de devolución fiable, una política de servicio posventa, entre otras. Esto será una de las mayores diferenciaciones con los vendedores particulares.

En segundo lugar, un vendedor profesional es aquel que posee una actitud comercial muy diferente al resto. Este tipo de vendedores creen en su producto, creen en su negocio y, por supuesto, buscan establecer una relación duradera con el cliente. Los vendedores profesionales entienden la venta como un proceso de compromiso, y no como una mera transacción. 

¿Puede mejorar un vendedor profesional?

Por supuesto, hasta el mejor de los vendedores profesionales siempre pueden mejorar. Mejorar su formación en ventas, corregir desviaciones de su política de devoluciones o mejorar sus habilidades interpersonales son algunos de los ejemplos más sencillos con los que todo vendedor profesional puede mejorar. 

¿Cuáles son las principales características de un vendedor profesional?

  • Formación. Todo vendedor profesional cuenta con una formación en ventas profesionalizada, es decir, de alto rendimiento. 
  • Presencia. La presencia denota si estamos tratando con un vendedor profesional o no. Debemos recordar que la imagen de un vendedor no solo proyecta en el cliente aspectos relacionados con los productos o servicios que vende dicho comercial, sino que el cliente forma una especie de opinión de la empresa en su conjunto. 
  • Ambición. ¿Conocéis a algún vendedor que consideráis incansable? Probablemente, este sea de nuestro mismo planeta y no estemos hablando de un ser humano que no necesita descansar, sino de un vendedor profesional con ambiciones. 
  • Escucha activa. Los vendedores profesionales son expertos en escuchar e identificar las necesidades del prospecto. 
  • Actitud. La actitud comercial es otro elemento diferenciador de los vendedores profesionales. Un vendedor profesional ama su trabajo, su vocación está por encima de los aspectos negativos que puedan conllevar la profesión vendedora. 
  • Proactividad. ¿Cómo sé si un vendedor es o no profesional? La proactividad te lo dirá todo. La capacidad de organizar su trabajo, distribuirlo y llevarlo a cabo sin que ningún tipo de compañero o superior se lo pida, solo está presente en los vendedores profesionales. Esta proactividad se conoce como proactividad comercial. Podríamos deciros que existen muchas formas de aumentar la proactividad comercial

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *