Manual práctico para el buen vendedor

Lograr el éxito en las ventas puede convertirse en una carrera de obstáculos para la que un comercial debe estar preparado. Orientado por su tenacidad para nunca darse por vencido, siempre buscará la mejor estrategia para finalmente lograr los objetivos.

Partiendo de esta actitud proactiva ante los retos de las que ya hemos hablado en otros post, queremos destacar otras cualidades que te ayudarán a mejorar tus resultados de ventas con este manual práctico para el buen vendedor.

El buen vendedor nunca pierde de vista los objetivos de venta, pero piensa en ello como el propósito final de un largo camino en el que deberá sumar dentro de su equipo de ventas de la forma más positiva para el conjunto de dicho equipo.

Ampliar la relación comercial con tus clientes más allá del proceso directo de venta es un factor a tener en cuenta para ampliar tu cartera de clientes. Mantener el contacto con ellos puede abrirte nuevas puertas comerciales por las que entren nuevas opciones de ventas.

Y, como en otros muchos aspectos de la vida, el único secreto es encontrar y mantener el equilibrio entre el tiempo invertido para cuidar tu cartera de clientes y aumentarla con nuevas prospecciones comerciales.

Estas cualidades comerciales se reflejan en una actitudes como la de entender que una venta fallida no es un fracaso, sino una oportunidad para mejorar la estrategia comercial, finalmente, lograr la venta en la próxima ocasión.

El buen vendedor nunca caerá en el desánimo por la pérdida de un cliente, sino que buscará rápidamente la mejor forma de recuperar a este cliente o, en el caso de que esto sea imposible, encontrará nuevos clientes y aumentará las ventas.

En definitiva:

Un buen vendedor suma un gran número de cualidades y actitudes, tanto personales como profesionales. El esfuerzo tiene su recompensa, así que ¡lucha por tus objetivos comerciales!.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *