design thinking innovación

Design Thinking: Innovar en el proceso de venta

La innovación es un elemento fundamental en el mundo empresarial y, por supuesto, en el sector de las ventas. Una de las herramientas que tenemos a nuestra disposición para perseguir este objetivo es el ‘Design Thinking’, que se define como el proceso realizado para buscar ideas innovadoras, y cuyo eje central en el mundo de las ventas debe ser atender las necesidades reales de tus clientes, actuales o potenciales, y ofrecerles una solución a dichas necesidades.

Esta metodología de trabajo proviene de Estados Unidos, concretamente de la Universidad de Stanford en California y desde su creación ha traspasado el sector profesional en el que surgió, el del diseño, para llegar a multitud de actividades profesionales, entre las que se incluye la nuestra. Al proceder del mundo del diseño, el ‘Design Thinking’ tiene un componente muy visual, lo que hace de este proceso un camino interesante de recorrer.

Desde su origen en la década de los 70 del siglo pasado, la utilización del Design Thinking ha saltado a muchos sectores profesionales, incluido el de las ventas, y ha llegado hasta algunas de las principales multinacionales, como Google o Apple. Estos gigantes tecnológicos han entendido a la perfección que esta metodología afecta positivamente a aspectos de la producción y las ventas como el desarrollo de productos y servicios o plantear acciones para mejorar los procesos internos de un equipo de trabajo, empresa mediana o multinacional. Tan solo necesitas una pizca de creatividad.

Los objetivos al desarrollar una estrategia de ‘Design Thinking’ dentro de un equipo de trabajo en un departamento de ventas son:

–  Aumentar el trabajo en equipo y los valores positivos que conlleva.

–  Generar empatía entre el vendedor y el cliente. Esta metodología permite conocer mejor las necesidades, problemas, motivaciones e intereses de tus clientes. Y saber lo que necesita es fundamental para que el trabajo de ventas sea un éxito.

–  Promover un ambiente de trabajo relajado, centrado en la consecución de los objetivos bajo la perspectiva de aumentar y potenciar nuestro de trabajo.

Por tanto, el ‘Design Thinking’, bien implementado en un organización de trabajo, te ayudará a entender mejor a tus clientes y a proponer las mejores soluciones, además de animar el ambiente de trabajo por su aspecto lúdico. ¿Te apuntas?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *