Reputación online: cómo gestionar una crisis de marca

Todos nos hemos conocido en más de una ocasión con un problema que afecta directamente a la imagen, a la reputación de un determinado producto, servicio o idea de negocio. El sector de las ventas, como en la mayor parte de los sectores profesionales, está abocado a luchar por mantener la mejor de las reputaciones para nuestra marca, producto, servicio o idea de negocio.

En este ecosistema comercial, la irrupción del mundo digital, con la participación activa de los usuarios / clientes en las conversaciones sobre nuestros productos o servicios, nos ha obligado a estar atentos ante una situación que pueda comprometer nuestra reputación online y que pueda incidir directamente en el descenso de sus ventas, lo que desembocaría en una crisis de marca que puede poner en tela de juicio incluso su supervivencia.

No podemos permitir que una crisis de marca nos lleve a una situación límite. Por ello, en este artículo queremos darte algunos consejos para evitar situaciones comprometidas para que tu marca, producto o servicio no se vea afectada por una crisis de marca y de reputación online.

En primer lugar, hay un aspecto fundamental para evitar o, al menos, afrontar con las mejores garantías una crisis de marca y de reputación online a través de rede sociales: estar muy atento a todo lo que se comente sobre tu marca, producto o servicio.

Cada vez son más las empresas que confían a profesionales del Marketing la gestión, análisis y diseño de estrategias para sus publicaciones en sus perfiles corporativos en Redes Sociales. Ya sea un profesional externo o un empleado propio, una de sus principales funciones debe ser la escucha activa de todas las conversaciones generadas alrededor de tu empresa.

En este sentido, actuar con rapidez en la gestión de, por ejemplo, unos comentarios negativos y mal informados sobre tu empresa, es fundamental para contrarrestar los posibles efectos negativos sobre tu marca. De esta forma, serás tú quién actúe desde el primer momento, con el objetivo de reducir los más que probables efectos negativos.

En definitiva:

Actúa con rapidez y evita una crisis en tu marca.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *