La actitud vende

Son muchas las veces que me preguntan: ¿qué es lo que diferencia realmente a un comercial de otro? y siempre respondo lo mismo: la ACTITUD.

Así de claro. Todo se resume en eso.
El que posee actitud tiene predisposición a aprender y a superarse.
El que posee actitud hace y hace con ganas. Y claro, también falla, pero ve los errores como oportunidades para  prender y seguir adelante.
El que posee actitud trabaja y sabe que el talento es importante pero que el esfuerzo vence al talento cuando éste no se está esforzando.
El que posee actitud va a la batalla con la mitad del trabajo hecho. Porque la actitud se transmite.
El que posee actitud se mueve por su PASIÓN.

Y es que en el sector comercial, como es mi caso, la PASIÓN es el ingrediente fundamental.
Mucha gente rota de este sector, tachado injustamente de fácil, porque no conoce las herramientas o no tiene los conocimientos fundamentales o simplemente porque no tiene VOCACIÓN por su trabajo.

La actitud y la pasión son las que hacen que nuestro trabajo día a día tenga sentido, son la fuerza motriz que  impulsa nuestras metas y objetivos y son, unidas al tesón y a los conocimientos adquiridos durante el camino los que nos hacen lograr el éxito.

Porque esto no va de ir en traje y ganar dinero a comisión a toda costa. Esto va de tener objetivos, metas y ACTITUD.

Porque en ausencia de la actitud, te caerás al primer golpe y créeme… habrá muchos golpes (como también éxitos). Pero es que, amigo mío, detrás de toda persona de éxito se esconde un propósito que va más allá del dinero y que implica, en nuestro caso, el de hacer la vida más fácil a las personas que nos compran y la pasión que nos impulsa a seguir desarrollándonos para conseguir ese propósito de manera sobresaliente.

El recurso más importante que necesitas para conseguir cualquier cosa que te prongongas está en tu cabeza, son tus ideas y tu actitud ante las metas y objetivos que te propongas. Y es que la actitud no se produce en masa y no se puede comprar, es un valor diferencial que solo poseen los comerciales de alto rendimiento. Los tenaces, los resilientes, los guerreros.
Los que tienen clara la meta y no se desaniman ante ningún obstáculo del camino.

Tampoco quiero engañarte y decirte que solo con una actitud o una idea vas a poder cambiar un proceso de trabajo o vas a alcanzar el éxito laboral, también necesitarás sudar la camiseta y mucho y puede que mucha gente te intente desanimar por el camino diciéndote que tus metas profesionales no podrán ser alcanzadas… pero por eso precisamente necesitarás que la actitud acompañe al esfuerzo.

La competencia será brutal.
Los obstáculos constantes.
Y el camino hacia el éxito comercial largo y en pendiente.
Pero tu actitud, tu energía y tus ganas harán que avances con determinación y más fuerza que el resto.

¿Vas a poner toda la carne en el asador?
¿Vas a vender todo lo que se te ponga por delante?
¿Vas a esforzarte y trabajar duro, con determinación y con pasión?

¡Enhorabuena entonces, ya tienes la energía que necesitas para mover montañas y cerrar muy buenas ventas!

Decía Victor Kuppers que el valor de una persona es la fórmula en la que se suma el conocimiento y las habilidades y todo ello se multiplica por la actitud.

Y yo te digo que el valor de un comercial es la suma del conocimiento del producto y las habilidades de venta pero siempre multiplicado por la actitud.

Vc=(Cp+Hv)xA

1 comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *