Innovación y ventas: equivócate y acertarás

Fran Chuan, consultor especializado en el desarrollo de organizaciones empresariales mediante la implementación de estrategias basadas en la cultura de la innovación, es tajante al respecto: “Mientras que el error es un hecho cuantificable del que podemos aprender, el fracaso es una emoción negativa fruto de la reincidencia al error”.

Así, diferenciar el error del fracaso es un factor clave a la hora de implementar procesos de innovación en una empresa, ya que para promover una correcta cultura de la innovación es imprescindible su adaptabilidad a las cambiantes necesidades del mercado y de sus clientes, para lo que debemos utilizar la palanca del error, que nos empuja a aprender y a volver a intentarlo con mayor ahínco, mientras que el fracaso puede abocarnos a una sensación de limitación a nuestras propias capacidades que pueden hacernos caer en unas actitudes muy negativas para nuestra empresa y sus trabajadores.

 

Innovación y ventas: “El error es un modo de aprender”

Siguiendo con este razonamiento, aún hay multitud de empresas en las que se impone el pensamiento de que la equivocación no está permitida y que, de hecho, puede tener consecuencias muy negativas para las personas afectadas en la toma de decisiones. “Nada más lejos de la realidad”, asegura Chan, para el que “el error es la obtención de un resultado no esperado. Y experimentar y cometer errores es una manera de descubrir que debe verse como un modo de aprender”.

De hecho, continúa el experto, “tres de cuatro experimentos de innovación darán un resultado no exactamente el deseado, ya que errar es parte del proceso. Pero los que se equivocan, si perseveran, acaban triunfando”. Y apostilla, por si aún no ha quedado meridianamente clara la diferencia: “Diferente es fracasar, es decir, errar sin aprender de ello”.

Por suerte, esta asociación entre error y fracaso es cada vez menor. “Cada vez hay más empresas que instan a sus empleados a cometer errores. Errar no solo debería estar permitido, sino estimulado y reconocido”, aclara Fran Chuan. Y para ello, podemos recordar el caso ocurrido en una gran multinacional como Coca Cocal. Su recién nombrado director ejecutivo en 2017, James Quincey, realizó varias declaraciones en las que animaba a los cargos intermedios de la compañía a superar el sentimiento de fracaso que se había apoderado en Coca Cola en los años 80 del pasado siglo con el lanzamiento de una nueva bebida refrescante que no fue un acierto. “Si no cometemos errores, no nos estamos esforzando lo suficiente”, destacó Quincey.

En definitiva, el error es el camino hacia el éxito en tu trabajo o en cualquier otro aspecto de la vida. Y si hablamos de innovación y ventas, podemos asegurarte que si te equivocas, acertarás. En EDVE te acompañamos en este apasionante camino.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *