hoteles y ventas

Hoteles y ventas: ¡triunfa en temporada baja!

Estamos en los últimos coletazos del verano, un tiempo en el que las ventas de numerosos sectores aumentan (de ahí la frase “está haciendo el agosto”). Uno de ellos es el hotelero, que durante los meses veraniegos disfruta de una gran demanda y recibe más huéspedes durante la temporada alta. Pero, ahora es cuando llegamos a un tiempo complicado para muchos hoteles: la temporada baja implica una mayor dificultad para captar huéspedes y lograr la ocupación máxima del hotel ya que, en caso contrario, muchos hoteles se ven obligados a cerrar sus puertas durante parte de la temporada baja, lo que dificulta en gran medida lograr unos niveles mínimos de rentabilidad hotelera.

Trivago Business, el blog para los que quieren saber más sobre hoteles y ventas, ha publicado hace pocos días un interesante artículo titulado ‘Siete formas de de aumentar la ocupación durante la temporada baja’ y en la que, en primer lugar define la temporada alta como “un flujo muy alto de viajeros que se concentran en determinados momentos del año por varias causas, que pueden ser naturales (clima, tiempo), institucionales (festivos, eventos) o relacionadas con el nivel socioeconómico o los hábitos de viaje de los turistas. Independientemente del motivo, lo cierto es que la estacionalidad causa fluctuaciones en la demanda que afectan a todos los aspectos de un hotel, como el financiero, el laboral. Por ello, es fundamental que conozca bien lo que implica la estacionalidad y saber cómo mejorar la ocupación durante la temporada baja. Esto le ayudará a evitar un flujo de caja irregular, un bajo retorno sobre la inversión capital y un uso reducido de sus instalaciones y personal”.

A continuación, el post destaca hasta siete métodos para lograr que la temporada baja no sea tan baja, comenzando por fijar precios de temporada o progresivos, de tal forma que los precios de sus habitaciones pueden subir o bajar dependiendo de la demanda de una temporada concreta, así como premiar la fidelidad de los huéspedes. Para ello, los hoteles utilizan desde hace años diversos programas de fidelidad que les ayudan a conseguir y retener clientes, además de ser de gran utilidad para atraer a más huéspedes durante las temporadas medias y bajas.

Junto con estas dos primeras premisas, el post recomienda combinarlas con el ofrecimientos de paquetes de vacaciones para captar clientes durante las temporadas medias y bajas. Así, por ejemplo, “puede agrupar sus productos en paquetes, por ejemplo, de ocasiones especiales con alojamiento y restaurante, para promover estancias más largas. Cuando los huéspedes estén en su hotel, puede proponerles descuentos por múltiples estancias y ofertas fuera de la temporada alta. Las ofertas y las estrategias de marketing también sirven para que se asegure de que sus clientes se alojen durante más tiempo y se cubra la mayor parte de la temporada media”.

Además, otras formas de aumentar la ocupación durante la temporada baja son: organizar eventos, incluir instalaciones especializadas, examinar los patrones de las estancias y, finalmente, lograr una cartera de clientes ideal.

¿Alguien puede pedir más?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *