Conceptos básicos de la publicidad online: CPM, CPC y CPA

Si queremos vender, tenemos que saber utilizar todas las plataformas y formatos publicitarios que nos ayuden a lograr nuestros objetivos comerciales. Internet es una de las principales herramientas de las que disponemos para llegar a nuestros clientes potenciales y ofrecerles nuestros productos o servicios.

Uno de los sectores de ventas que más se apoya en la publicidad en Internet es el turístico, especialmente el hotelero, ya que los usuarios se informan, comparan productos turísticos similares, buscan opiniones de influencers y realizan la compra final a través de la red de redes. Trivago, uno de los principales buscadores de hoteles y que destaca por su comparador de precios, ha publicado un interesante artículo en su Blog corporativo en el que nos acerca algunos conceptos relaciones con la publicidad online: CPM, CPC y CPA.

En primer lugar, el post explica la razón por la que “todas estas siglas empiezan por ‘CP’, que equivale a ‘coste por’ o ‘cost per’ en inglés), de tal modo que el anunciante paga por el número que veces que se visualiza un anuncio (CPM), que se hace clic en él (CPC) o que se realiza una acción o adquisición determinada (CPA)”.

Pero, ¿qué significan exactamente CPM, CPC y CPA?. El post relata que el CPM (‘cost per thousand’ en inglés) o coste por mil es el coste que paga el anunciante por cada 1.000 impresiones de un anuncio.

Por su parte, el CPA (‘cost per action/acquisition’ en inglés) o coste por acción o adquisición es el coste que paga el anunciante por cada cliente adquirido o por la realización de una acción concreta por parte un usuario. Llevado al caso específico del sector hotelero, CPA “podría corresponderse con el número de veces que los huéspedes reservan habitación en su hotel o que se suscriben para recibir boletines de noticias después de hacer clic en su anuncio”.Y el CPC (‘cost per click’ en inglés) o ‘coste por clic’ es el coste que paga el anunciante por cada clic generado, habiendo dos métodos para determinar la tasa de CPC, bien mediante una puja abierto o a través de una fijación o negociación del coste por parte de la empresa que ofrece el servicio al anunciante.

El artículo finaliza destacando que estos conceptos de publicidad online ayudan “a los anunciantes a llevar un seguimiento de cada una de las acciones que completan los huéspedes potenciales en Internet una vez que han visualizado su anuncio, y esto abre varias vías alternativas para pagar a quienes le ofrecen ese espacio en función de determinados criterios”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *