Mejor vendedor

Cómo ser el mejor vendedor

El mercado de consumidores está cada vez más informado, la competencia no deja de crecer, los cambios en el mercado son cada vez más imprevisibles… Ya no basta con que vendas, ahora tienes que ser el que más vende, el que más satisface a los prospectos, el que mejores resultados genera en la empresa. En definitiva, ya no vale con que seas un buen vendedor. En los tiempos que corren, si quieres mantener tu trabajo y seguir disfrutando de la pasión de vender, tienes que ser el mejor vendedor. 

3 factores de todo buen vendedor

  • Conocen lo que venden y se involucran con ello.Para ser el mejor vendedor debes poseer todos los conocimientos técnicos y de venta de aquello que pretendes vender. Debes ser capaz de identificar las necesidades de tu prospecto y hacerle ver cómo el producto o servicio que ofreces puede satisfacerlas.
  • Investigan al prospecto antes del proceso de venta. Los buenos vendedores no se ciñen a practicar la escucha activa durante el proceso de venta. Estos van más allá. Este tipo de vendedores elaboran listas con datos relevantes acerca de sus prospectos, con el objetivo de adaptar el discurso de venta a cada uno de ellos. Así recogen datos acerca de su unidad familiar, renta, toma de decisiones familiares…  
  • Asisten a cursos para vender más, impartidos por expertos en el área. Los buenos vendedores no escatiman en gastos a la hora de recibir formación en ventas. Apuestan por formaciones individuales y personalizadas expertos en áreas concretas. Es extraño encontrarse con un gran vendedor en formaciones generales y con mucha aglomeración de participantes. Estos poseen una serie de conocimientos generales y asentados sobre las ventas, por lo que optan por formarse en aspectos muy concretas (vender productos de lujo, vender a personas de la tercera edad…).

4 características clave del buen vendedor

  • Oratoria: los mejores vendedores optan por modificar e, incluso, elaborar su propio discurso de venta. Son grandes oradores y apuestan por formaciones que ayudan en la mejora de sus habilidades comunicativas. 
  • Optimismo: un buen vendedor nunca se rinde ante un NO. Las objeciones, lejos de desmotivarles, activan sus habilidades persuasivas.
  • Escucha activa: esta es una de las características, por excelencia, de los buenos vendedores. Estos, no solo gozan de habilidades comunicativas envidiables, sino que poseen la capacidad de dejar hablar al prospecto y practicar la escucha activa con él. De esta forma, los vendedores no solo son capaces de identificar sus necesidades, sino que descubren el porqué de las objeciones del prospecto, si este está capacitado para tomar la decisión de compra que se requiere…
  • Servicio posventa: los vendedores que mejores resultados generan en su compañía son aquellos cuyo servicio posventa es óptimo. El boca-oído de sus clientes, así como la compra recurrente de estos, logran hacer de su trabajo algo muy valioso para la empresa.

En definitiva, ¿cómo ser un mejor vendedor?

Para ser mejor vendedor solo tienes que formarte en aquellas habilidades que consideres como debilidades, ya sean comunicativas, persuasivas, sociales o de otra índole, hacer de la venta tu pasión y estar al tanto de tus prospectos antes, durante y después del proceso de venta. Fácil, ¿no? Pues… ¡a practicarlo se ha dicho!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *