brainstorming definition

Brainstorming: una tormenta de ideas al servicio de las ventas

¿Cómo podemos encontrar las mejores ideas creativas para que nuestra empresa o idea de negocio crezca y cumpla los objetivos comerciales? Hay tantas formas de buscar el aspecto creativo como manera de entender el apasionante mundo de las ventas, pero hay varios caminos que, bien trabajados, pueden hacernos llegar de forma directa a nuestro objetivo. Uno de ellos el es brainstorming o tormenta de ideas.

A continuación, te ofrecemos varias de las claves que debes tener en cuenta para llevar a cabo de forma correcta un brainstorming, tal y como nos recuerda un artículo publicado en el Blog de la Cámara de Comercio de España y titulado ‘Brainstorming: conceptos básicos para realizar una correcta lluvia de ideas’.

“Cuando hablamos de brainstorming suele venirnos a la mente un grupo de personas lanzando ideas sobre algún tema concreto, pero para llevar a cabo correctamente esta técnica creativa es necesario establecer y respetar una serie de pautas” afirma el post.

“Cualquier brainstorming debe establecer una serie de reglas que deben ser respetadas. Entre las básicas se encuentran promover un ambiente creativo y no crítico. La lluvia de ideas es un ejercicio donde lo importante es sumar a construir entre el grupo, crear ideas. No consiste en criticar o analizar detalladamente las ideas que van surgiendo. Cuanto mayor sea el número de ideas aportadas, mejor.

Otro aspecto fundamental en un brainstorming es la duración y el número de personas que participan en él: “Este tipo de ejercicios deben ser dinámicos, por lo que no es recomendable que se extiendan más allá de una hora y media para no agotar a los participantes. Tampoco es conveniente que el número de participantes sea muy elevado, ya que la moderación y dinamización del ejercicio se dificulta”.

Una vez seleccionado el tema sobre el que construir, el siguiente paso de un correcto brainstorming es delimitar el asunto sobre el que se desarrollará el ejercicio para enfocar las ideas que vayan surgiendo. Además, es necesario contar con participantes implicados en el tema pero también es positivo dar un punto de vista diferente con empleados de otras áreas que pueden aportar nuevas perspectivas.

Por supuesto, la participación de todos es clave: “Para romper el hielo al comienzo el moderador puede comenzar a sugerir las primeras ideas sobre el tema en cuestión, de manera que sirva de punto de partida para el resto. Durante el ejercicio es recomendable llevar a cabo un mapa mental, el cual nos permite tener siempre presente la idea o tema central sobre el que se va desarrollando el brainstorming”.

En definitiva, para poner en marcha una correcta sesión de brainstorming o tormenta de ideas es necesario haberla planificado correctamente, así como contar con un moderador que sepa desarrollar y presentar el ejercicio. Pero tan importante como la planificación y la puesta en marcha es definir los siguientes pasos a dar una vez concluimos el brainstorming, así como comunicar el feedback de la sesión a todos los participantes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *