Análisis DAFO

Análisis DAFO: Explota tus potencialidades y mejora tus ventas

Estimado lector, en ocasiones, las necesidades de venta directa de un determinada marca, producto o servicio que acabamos de lanzar al mercado pueden hacernos saltar algunos de los pasos fundamentales para establecer las mejores condiciones previas para lograr dichos objetivos de venta. Una de las herramientas de las que disponemos para decidir cúal es la mejor estrategia comercial es llevar a cabo un análisis DAFO con el que poner blanco sobre negro respecto a nuestras capacidades, necesidades y, finalmente, objetivos de ventas.

DAFO son las iniciales de los conceptos ‘Debilidades’, ‘Amenazas’, ‘Fortalezas’ y ‘Oportunidades’ y es definido por el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo como “una herramienta que permite al empresario analizar la realidad de su empresa, marca o producto para poder tomar decisiones de futuro. El DAFO puede ser un buen comienzo cuando nos planteamos un nuevo proyecto empresarial ya que ayuda a establecer las estrategias para que éste sea viable. Además se puede convertir en una herramienta de reflexión sobre la situación de una empresa ya creada”.

A la hora de realizar un análisis DAFO, debemos tener en cuenta las variables internas que nos ayudarán a realizar una “fotografía de la situación de la empresa o proyecto empresarial considerando sus Fortalezas y sus Debilidades”, así como un análisis externo, ya que “tanto las Amenazas como las Oportunidades pertenecen al mundo exterior a la empresa pero deberían ser tenidas en cuenta bien para superarlas, en el caso de las amenazas, o bien para aprovechar las oportunidades que brinda el mercado exterior. Una vez realizado el análisis, es necesario definir una estrategia que lleve a potenciar las fortalezas, superar las debilidades, controlar las amenazas y beneficiarse de las oportunidades”.

Este conjunto de datos aportados por el análisis DAFO será posteriormente utilizado en diversas estrategias de ventas de nuestro producto o servicio, destacando cuatro tipos de estrategias. La primera de ellas es la estrategia ofensiva, que se obtiene relacionando Fortalezas y Oportunidades, de tal forma que hablamos de estrategias de crecimiento que buscan los puntos fuertes internos y externos para mejorar la situación.

Por su parte, las estrategias defensivas son por definición reactivas, es decir, relacionan los puntos fuertes internos para contrarrestar las amenazas externas, mientras que las estrategias adaptativas se obtienen relacionando Debilidades y Oportunidades y son estrategias de reorientación: en este sentido, se cambia algún elemento en las debilidades para aprovechar las oportunidades.

Por último, un análisis DAFO te permitirá establecer estrategias de supervivencia mediante la relación de las debilidades y las amenazas, buscando para ellos los puntos débiles internos y externos para conocer la situación de la empresa respecto de la competencia y el mecanismo a utilizar para revertir esta situación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *