Transformación digital y ventas: “Juntos pero no revueltos”

La venta de un determinado producto o servicio está directamente relacionado con el proceso de transformación digital de su sector profesional. En este artículo, nos centraremos en algunos datos relativos a un sector de ventas muy arraigado en España y con unas peculiaridades propias que lo hacen interesante para su estudio. Hablamos del sector vitivinícola y sus preciados caldos en medio mundo.

Según los datos publicados por el Observatorio Español del Mercado del Vino (OEMV), los hogares españoles consumieron durante los seis primeros meses del presente año un total de 174,4 millones de litros, un 0,1% más de consumo de vino respecto al mismo tiempo del año anterior, mientras que la facturación se elevó hasta los 476 millones de euros, lo que representa un aumento del gasto doméstico en vino en los hogares españoles del 8,3%.

Estos datos positivos conviven con una realidad en este sector: el proceso de transformación digital del sector del vino en España aún está en una fase inicial, en parte debido a la cultura empresarial arraigada en la tradición y la costumbre.

En España, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), existen un total de 4.000 bodegas de vino activas, lo que da cuenta de la atomización de este sector de ventas. Si nos fijamos en las interacciones digitales, cuatro de cada cinco bodegas no llegan a las 10.000 visitas en su página web corporativa, un dato altamente elocuente de la escas importancia que tienen dichas webs a la hora de diseñar una estrategia de ventas del producto.

Además, según datos recopilados por un estudio realizado por Marketing Raw, la edad media de las páginas webs de las empresas vitivinícolas en España es de 14 años y, entre otros aspectos, destacan la escasez de contenidos propios, lo que dificulta el crecimiento del negocio asociado a esta herramienta digital fundamental en otros sectores profesionales.

En definitiva, cada sector de ventas tiene un proceso de transformación digital diferente, aunque el objetivo siempre debe ser obtener la máxima rentabilidad, apoyándose en aquellas herramientas digitales que puedan ayudar a lograrlo.

¡No lo dudes, apuesta por la transformación digital!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *