Cómo ser original utilizando las plantillas de e-mails que se han descargado más de 1.000 profesionales

Soy una fanática de la serie Friends.

No sabría decir cuántas veces he visto la reposición de esa serie. 

En la temporada 4, los protagonistas viajan a Londres y uno de ellos (Joey) quiere visitar el Big Ben.

Como no sabe guiarse por el plano en papel (sí, de papel, era el año 1997), lo coloca en el suelo, se sube sobre él e intenta orientarse.

Manejar así un plano es absurdo.

Y es lo mismo que utilizar para todo la misma plantilla de e-mail.

Repito:

Utilizar PARA TODO la misma plantilla de e-mail.

Quizás tú que me lees sepas que en la web de Enzimática (la empresa de la que soy co-directora) tenemos una guía con 6 plantillas y una estrategia que te ayudarán a cerrar una reunión de ventas con un solo e-mail. Porque, como siempre digo, el éxito radica en llamar la atención de tu potencial cliente.

Estas plantillas para cerrar ventas en un solo e-mail son más que útiles para arrancar.

Pero no son para todo. 

No son para enviárselas a todo el mundo.

Ni son para cualquier tipo de correo.

Tampoco están pensadas para enviarse tal cual están escritas. 

Y si te estás preguntando, ¿para qué me sirven entonces tus plantillas de e-mail?

Fácil.

Para ayudarte cuando no sabes qué escribir.

Para cuando te atascas.

Para servirte de guía si no consigues cerrar citas comerciales con tus e-mails.

Para empezar. 

Para saber por dónde tirar. 

¿Cómo hacer que las plantillas que ves en la guía funcionen?

  1. Adaptándolas a tu caso particular.
  2. Deshaciéndote después de ellas.

Así tu e-mail no se parecerá en nada al de otro profesional que también se haya descargado la guía.

 

  1. ADAPTA LAS PLANTILLAS.

Y, para que lo veas claro, te muestro un extracto del e-mail que tienes en la página 31:

“Eso es precisamente lo que podemos hacer por ti: inyectar a la formación elementos que entusiasman, conectan y entretienen”.

Esta parte viene después de hablar de los beneficios que le podemos aportar a un cliente.

Fíjate en dos cosas: 

  1. Solo hablamos de beneficios.
  2. La parte que tienes que mantener en tu texto: “Eso es precisamente lo que podemos hacer por ti” + La parte que debes sustituir: “inyectar a la formación elementos que entusiasman, conectan y entretienen”

Para adaptar una plantilla a tu caso particular debes separar lo concreto de lo genérico y quedarte solo con esa parte. 

Otro ejemplo: 

“Ya conoces los resultados: realizan la formación, sí, pero no les motiva, no les interesa y no perciben el valor añadido que supone”.

Quédate con el “ya conoces los resultados:” 

Adapta el resto hablando de los problemas de tu cliente: “pero no les motiva, no les interesa y no perciben el valor añadido que supone”. 

 

  1. DESHAZTE DE LAS PLANTILLAS.

Ya has “limpiado” esas plantillas de toda frase concreta y te has quedado solo con lo que puedes aplicar a tu negocio.

Haces una lista de beneficios y dolores de tu cliente y los colocas con astucia a lo largo de tu correo.

Creas una llamada a la acción con gancho. 

Lo mezclas todo y ya tienes un e-mail que envías a todo aquel que entra a formar parte de tu red de LinkedIn. (Por ponerte un ejemplo)

Hasta aquí todo bien…

Hasta que te responden.

Puede ser un “ok, pásate por aquí”, un “no me interesa”, un “dame más información” o un “me parece bien pero ahora no puedo recibirte”.

Puedes hacerte más plantillas para responder a todo esto, claro. 

Pero hay algo que no te fallará nunca cuando tengas una respuesta complicada en tu bandeja de entrada:

Saber cómo escribir sin guías o plantillas. 

Es como quitarle los ruedines a la bicicleta. 

Al principio da miedo, todo se mueve y el manillar se te va para todos lados. 

Pero practicas y aprendes. ¡Vaya que si aprendes!

Pues esto es lo mismo.

Practicas y aprendes. 

Aprendes a escribir para que te den respuesta.

A tus reuniones, presupuestos y seguimientos.

Y cierras reuniones B2B por e-mail.

Y, sobre todo, aprendes a escribir para vender.

Con solo 3 pasos:

  1. Descárgate las plantillas y la guía aquí.
  2. Adáptalas a tus clientes.
  3. Practica y crea tus propios e-mails.

Y, si tienes dudas, escríbeme a laurafd@enzimatica.es

https://www.linkedin.com/in/laurareunionesquevenden/

Laura Fernández

#EmbajadoraEDVE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *